Mt 13,1-23. SEMBRANDO LA BUENA NOTICIA

.

«Aquel día, Jesús salió de la casa y se sentó a orillas del mar. Una gran multitud se reunió junto a él, de manera que debió subir a una barca y sentarse en ella, mientras la multitud permanecía en la costa. Entonces él les habló extensamente por medio de parábolas. Les decía:

«El sembrador salió a sembrar. Al esparcir las semillas, algunas cayeron al borde del camino y los pájaros las comieron. Otras cayeron en terreno pedregoso, donde no había mucha tierra, y brotaron en seguida, porque la tierra era poco profunda; pero cuando salió el sol, se quemaron y, por falta de raíz, se secaron. Otras cayeron entre espinas, y estas, al crecer, las ahogaron. Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto: unas cien, otras sesenta, otras treinta. ¡El que tenga oídos, que oiga!»

[…] Escuchen lo que significa la parábola del sembrador. Cuando alguien oye la Palabra del Reino y no la comprende, viene el Maligno y arrebata lo que había sido sembrado en su corazón: este es el que recibió la semilla al borde del camino.

El que la recibe en terreno pedregoso es el hombre que, al escuchar la Palabra, la acepta en seguida con alegría, pero no la deja echar raíces, porque es inconstante: en cuanto sobreviene una tribulación o una persecución a causa de la Palabra, inmediatamente sucumbe.

El que recibe la semilla entre espinas es el hombre que escucha la Palabra, pero las preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas la ahogan, y no puede dar fruto.

Y el que la recibe en tierra fértil es el hombre que escucha la Palabra y la comprende. Este produce fruto, ya sea cien, ya sesenta, ya treinta por uno» (Mt 13,1-23).

.

Un recurso didáctico muy utilizado

.

En la predicación mediante parábolas nos encontramos con uno de los rasgos más distintivos de Jesús. En efecto, las cartas de Pablo, siendo más antiguas que los Evangelios, no contienen en sus exhortaciones parábolas. Y la Iglesia primitiva no creó nuevas parábolas, sino que sólo conservó y transmitió las atribuidas a Jesús.

En el ámbito judío los rabinos hicieron del mashal (la comparación o parábola) un recurso privilegiado de interpretación de la Escritura, especialmente en los comentarios o midrashim. Por eso una comparación entre las parábolas rabínicas y evangélicas permite ver que las semejanzas son debidas a la pertenencia a una tradición común. Las diferencias, en cambio, mostrarían la finalidad específica que Jesús les dio.

.

La herencia sapiencial y profética

.

La común pertenencia es, ante todo, a la TRADICIÓN SAPIENCIAL bíblica:

«Escucha mi ley, pueblo mío, tiende tu oído a las palabras de mi boca; voy a abrir mi boca en parábolas, a evocar los misterios del pasado» (Sal 78,1-2).

«Salomón pronunció 3000 parábolas y proverbios, y sus cánticos fueron 1005» (1 Re 5,12).

«El que aplica su alma a meditar la ley del Altísimo, la sabiduría de todos los antiguos rebusca, a las profecías consagra sus ocios, conserva los relatos de varones célebres, en los repliegues de las parábolas penetra, busca los secretos de los proverbios y en los enigmas de las parábolas insiste» (Eclo 39,1-3).

Las parábolas transmiten SABIDURÍA, es decir, enseñan cómo vivir.

Pero de un modo más propio se destaca en Jesús el influjo de la TRADICIÓN PROFÉTICA bíblica.

«Hablaré a los profetas, multiplicaré las visiones, y por medio de los profetas hablaré en parábolas» (Os 12,11).

En este caso las parábolas exhortan a la conversión, a ser fieles a la ALIANZA con Dios.

.

Metáforas habituales y rasgos extraordinarios

.

Las parábolas de Jesús se basan en el repertorio tradicional de metáforas del judaísmo. En tiempo de Jesús la metáfora de un “Rey” siempre evocaba la imagen de Dios. Y una “viña” siempre simbolizaba al pueblo de Israel.

Sin embargo en las parábolas de Jesús aparecen rasgos extraordinarios. Por ejemplo la negativa de todos los invitados a asistir al banquete (Lc 14,16-24). Algo fuera de lo común señala el sentido de la enseñanza.

Las parábolas contienen roles con los que el oyente debe identificarse. El lector no puede decir que es una historia ajena, que no se refiere a él. Debe tener valentía y sinceridad para identificarse con alguno de los personajes. Puede tratarse de la suerte de alguno de los protagonistas (beneficio o desgracia). De ese modo al lector se le anuncia una Buena Noticia.

Pero también de una protesta de alguno de ellos: así la protesta de los que trabajaron todo el día contra la bondad del dueño del campo (Mt 20,11s) o del hermano mayor contra la indulgencia del padre del hijo pródigo (Lc 15,25ss). En este caso al lector se lo llama a la conversión.

.

Metáforas desarrolladas narrativamente

.

Jesús desarrolla su enseñanza en:

  •  pequeñas descripciones (las «semejanzas»)
  •  o en NARRACIONES de cierta extensión (parábolas en sentido estricto)

La narración contiene una serie básica de elementos y caracterísicas:

  1. Aparecen sólo los personajes indispensables: «Un hombre tenía dos hijos» (Lc 15,11). No suelen ser más de tres.
  2. No aparecen más de dos personajes a la vez. Los hermanos hablan sucesivamente con su padre (pero no entre ellos), igual que los obreros de la primera y la última hora.
  3. No hay escenas simultáneas. Describe el alejamiento del hijo menor, pero no dice qué siente mientras el Padre.
  4. La repeticiones contribuyen a acentuar el sentido. El hijo pródigo confiesa dos veces su pecado; tres veces se envía mensajeros para invitar a la boda; tres personas pasan junto al malherido… El acento es puesto en el último sujeto descrito (p. ej. El buen samaritano que auxilió al malherido).
  5. El relato se detiene cuando llega al punto de interés. ¿Se reconcilió el hermano mayor con el menor? ¿Dio fruto la higuera que se deja un año más? (Lc 13,6-9).

.

Una enseñanza práctica

.

Las parábolas concluye con una aplicación práctica (MORALEJA), que especifica el sentido global del relato: «así sucede también con todo el que…»

La llamada «parábola del sembrador» es más propiamente una ALEGORIA. Su interpretación no es global, sino que cada detalle tiene su significado particular. El mismo relato explica cada uno de los elementos:

.

Semilla                       ž         Palabra

En el camino              ž         Los arrebatados por Satanás

Entre piedras             ž         Los inconstantes en la tribulación

Entre espinas             ž         Los distraídos por preocupaciones

En tierra buena          ž         Los que practican la Palabra

.

El tema de la comparación es la diversa RECEPTIVIDAD de la Palabra, que es esparcida universalmente. Concluye con la descripción de la tierra que fructifica. Es lo que más interesa en la narración.

El rendimiento habitual del cultivo en aquel tiempo estaba entre el 7 y el 11 x 1. El botánico romano Columela menciona el 4 x 1 (Sobre el Campo III,3,4). Por eso es una proporción extraordinaria el 100, 70 o 30 x 1. Corresponde a la ABUNDANCIA de los tiempos mesiánicos:

«De cuanta semilla sea plantada en ella, una medida producirá mil, y cada medida de aceitunas producirá diez tinajas de aceite» (1 Hen 10,19).

Tratándose de seres humanos libres, la actitud de aceptación y asimilación de la Palabra del Reino no es totalmente pasiva. Pero la imagen fija del terreno aplicada a cada una de las actitudes está suponiendo la necesidad de otros factores para que la semilla llegue a dar fruto: la preparación del terreno o el riego del sembrado.

De esta manera, aunque la parábola interpela primariamente al lector para que asuma la actitud de recepción adecuada, secundariamente compromete al evangelizador a esforzarse para disponer las condiciones necesarias para que de fruto lo que él ha anunciado en la predicación.

.

Jesús utilizó como base de su predicación el lenguaje metafórico de las parábolas, que son una manera «no dogmática» de hablar de Dios. Esa manera no pretende testimoniar cómo se pensó siempre sobre Dios. No quiere prescribir (definir) cómo hay que pensar sobre Él. Quiere animar a pensar en forma siempre nueva y diferente sobre Él.

.

Anuncios
Categorías: Comentario del Evangelio

Navegador de artículos

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: