Jn 14,15-21. ME VOY Y VOLVERÉ A VOSOTROS

.

Durante la Última Cena Jesús dijo a sus discípulos: «Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes: el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes, en cambio, lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes. No los dejaré huérfanos, volveré a ustedes. Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero ustedes sí me verán, porque yo vivo y también ustedes vivirán. Aquel día comprenderán que yo estoy en mi Padre, y que ustedes están en mí y yo en ustedes. El que recibe mis mandamientos y los cumple, ese es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él» (Jn 14,15-21).

.

Jesús promete un regreso

.
«Volveré a vosotros» (14,18). En el Evangelio de Juan esta promesa de Jesús no se refiere a la Parusía. Ése es el caso de Lucas (Hechos 1,11) o de las cartas de Pablo (1 Tes 4,16-17). En Juan el retorno de Jesús está relacionado con la venida del que es llamado Paráclito. Se trata de la asistencia a los discípulos en el tiempo de la ausencia de Jesús. O, mejor dicho, de una nueva forma de presencia de Jesús.

.

El Padre les dará otro Paráclito.

.
El Paráclito es mencionado en la literatura joánica en dos contextos muy diversos, pero no desvinculados:

griego PARA = «al lado de» – KLETOS «llamado» (latín AD – VOCATUS)
Significado de la expresión: Es el que es llamado para estar al lado de alguien.

  • Jesús dice en el sermón de la Cena: «Yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito» (Jn 14,16).
  • El Apóstol dice en su exhortación: «Paráclito tenemos ante el Padre, Jesucristo el Justo» (1 Jn 2,1). Jesús es el principal Paráclito. Está junto a Padre para interceder por los pecadores.

Mientras tanto, el Espíritu Santo permanece junto a los discípulos para asistirlos. Ellos no quedan solos después de la partida de Jesús.

.

El Espíritu Santo y el Paráclito

.
En el sermón de la Cena hay cinco promesas de la venida del Paráclito, y en todos estos textos se lo identifica con el Espíritu Santo. Sin embargo no es lo mismo decir «Paráclito» y decir «Espíritu Santo».

  • Pues el ESPÍRITU es mencionado también en el diálogo de Jesús con Nicodemo, como principio de vida y de regeneración. Esto está en consonancia con toda la consideración bíblica del Espíritu de Dios.
  • En cambio la expresión PARÁCLITO muestra al Espíritu en cuanto que asume las funciones de Jesús cuando él ya no está. Según Juan, después de su glorificación junto al Padre, la venida de Jesús a sus discípulos se da mediante el envío del Paráclito: él es respecto a Jesús lo mismo que Jesús es respecto al Padre.
  1. El PADRE es manifestado por JESÚS a los Discípulos
  2. JESÚS es hecho presente por el PARACLITO en los Discípulos
    .

Jesús y el otro Paráclito

.

Jesús y el Espíritu son dos sujetos distintos. Pero en el Evangelio de Juan aparecen caracterizados de un modo muy semejante. El Paráclito realiza la misma obra de Jesús con y en los discípulos.

Jesús El otro Paráclito
 Procede del Padre 5,43 15,26
 Es enviado por el Padre 14,24 14,26
 Es un don del Padre 3,16 14,16
 No es acogido por el mundo 5,43 14,17
 Es acogido sólo por los creyentes 1,12 14,17
 Es visto sólo por los creyentes 14,19 14,17
 Está con y en los discípulos 14,20 14,16
 No habla por propia autoridad 7,17 16,13
 Da testimonio 3,11 15,26
 Enseña 8,20 14,26
 Conduce a la verdad 14,6 16,13
 Anuncia 4,25 16,14

.

Las funciones del Paráclito

.

El verbo parakalein, del que deriva la palabra Paráclito, tiene un sentido muy amplio, y sus matices son asumidos en los pasajes del discurso de Jesús en que aquel es mencionado:

  • Pedro exhorta a los peregrinos y habitantes de Jerusalén (Hech 2,40).
  • El eunuco etíope ruega a Felipe que le explique un texto (Hech 8,31).
  • Pablo y Silas animan a los hermanos de Filipos (Hech 16,40).
  • Los sumos sacerdotes acusan a Pablo ante Festo (Hech 25,2).
  • Pablo aconseja a la tripulación del barco que coman (Hech 27,33).
  • Pablo prisionero tiene el consuelo de encontrarse con otros creyentes al llegar a Pozzuoli, camino a Roma (Hech 28,14)

Este último matiz ha llevado a que a menudo se traduzca Parakletos como Consolador. Sin embargo ése es un participio activo (gr. Parakletor: como el rol que intentan desempeñar los amigos de Job [16,2]), mientras que en Juan es pasivo.

Por eso lo mejor es simplemente transcribirlo como el Paráclito, entendiendo que es el que ha sido convocado en nombre de Jesús para estar junto a los discípulos, desempeñando las diversas funciones significadas por el verbo parakalein.

.

Estará con los discípulos.

Las cinco promesas de la venida del Paráclito en el sermón de la Cena van explicitando las diversas funciones del Paráclito. Según la PRIMERA PROMESA el Espíritu Santo permite superar la soledad de los discípulos después de la partida de Jesús. ESTAR con ellos es su primera función:

«Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes: el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes, en cambio, lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes. No los dejaré huérfanos, volveré a ustedes» (14,15-18).

Los discípulos verán a Jesús en el Paráclito, y podrán seguir experimentando su presencia a través de él. Ése es el modo cómo Jesús vuelve a los suyos y continúa estando con ellos.
Si Tomás se resistió a creer, fue por no comprender que es más dichoso quien sólo ve a Jesús por el Paráclito.

.

Enseñará a los discípulos

.

Conforme a la SEGUNDA PROMESA, el Paráclito tiene una función didáctica respecto a los discípulos. Está con ellos para ENSEÑAR:

«Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho» (14,26).

Esta función se manifiesta también en la QUINTA PROMESA:

«Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora. Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo» (16,12-13).

Juan es bastante diferente a los otros Evangelios. Esta promesa quiere mostrar que las afirmaciones de este Evangelio no son una innovación respecto a los anteriores, ya que son enseñadas por el Paráclito.

Jesús no podía enseñarlas antes debido a la poca capacidad de los discípulos. El Paráclito no sólo recuerda, sino que también enseña a comprender lo que ya antes enseñó Jesús. El Paraclito, pues, no añade otra revelación, sino que profundiza la misma acción de Jesús quien reveló al Padre.

.

Dará testimonio

.

Según la TERCERA PROMESA, el Paráclito tiene una función forense: TESTIFICAR en favor de Jesús ante el mundo que lo odia. Ese testimonio  también deberán ofrecerlo los discípulos con su sangre:

«Cuando venga el Paráclito que yo les enviaré desde el Padre, el Espíritu de la Verdad que proviene del Padre, él dará testimonio de mí. Y ustedes también dan testimonio, porque están conmigo desde el principio» (15,26-27).

Una función relacionada, pero esta vez acusatoria, aparece en la CUARTA PROMESA. Con la presencia del Paráclito los discípulos se encontrarán en una situación mejor que la que tenían cuando estaba Jesús entre ellos, pues el Paráclito transforma la vida de los discípulos, haciendo de ella una prueba que deja sin argumento (gr. elenkhei):

«Les conviene que yo me vaya, porque si no me voy, el Paráclito no vendrá a ustedes. Pero si me voy, se lo enviaré. Y cuando él venga, probará al mundo dónde está el pecado, dónde está la justicia y cuál es el juicio» (16,7-8).

La vida de los creyentes debe ser tan recta que muestre al mundo que el pecado está en no creer en Jesús; debe mostrar que la justicia estaba de parte de Jesús, el inocente, a quien Dios ha glorificado; los discípulos deben demostrar que ya pueden superar el poder del mal, que ha quedado vencido: «El príncipe de este mundo ya está juzgado» (16,11) y condenado.

.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: